Como nace el Club del Gol ?

Allá por el año 1998, nuestro fundador de 21 años investigando por su reciente nuevo amor -un G1 92- toma contacto con el Club del Gol Argentina, establecido en Buenos Aires, presidido por Pablo Zagni.

Tras meses de contacto vía web, mails y pocos elementos tecnológicos ya que no eran tan comunes en aquel entonces, es que se decide a cruzar el charco a una de las reuniones de Club del Gol Argentina, en esa oportunidad en el complejo Norauto, a orillas del Carburando Café, tuvo lugar un encuentro multimarca donde cada club tenía sus posiciones preestablecidas.
Tal es así que en 700 coches presentes, solamente el G1 del Uruguayo Juanjo tenia matricula diferente a la Argentina.
De varias, esa fue la primer reunión a la que asiste del otro lado del charco.

La primera reunión, tuvo lugar en el Parque Rivera el 19 de Noviembre del 2000, en la calle paralela a Av. Italia, a metros de la Secc.14.
Allí se hicieron presentes 5 VW Gol argentinos, dentro de los cuales estaban las autoridades del CDG Argentina, mentores de la idea original e impulsores del CDG Uruguay.

No todo es tan fácil como parece:
En aquel entonces no era sencillo juntar autos y adeptos para una “reunión de autos” ya que no se consideraba del todo la idea como evento donde compartir momentos con la familia, sino que aparentaba ser una reunión exclusiva para fanáticos.
Por suerte, pronto se logro romper con ese concepto y fue realmente extraordinario el público que se comenzó a reunir entorno al Club del Gol.

Al llegar a Montevideo, tras ver las notas de la prensa y fotos tomadas en el evento en cuestión, lee los comentarios de Pablo Zagni, donde se entra que había sido nombrado Presidente del CDG Uruguay.

Si bien la idea ya existía y se venía trabajando, eso fue una intensa dosis de motivación a pesar de la duda que existía respecto a nuestro público, ya que no había experiencias previas en nuestros país a excepción del VW Club, destinado a los escarabajos. Momento cercano a la creación de Fuscanet de la mano de Rodolfo.
Las dudas se despejaron con el tiempo y se instauró una “novedosa” modalidad de compartir los fierros -para Uruguay-.
Nuestro fundador iba a las picadas del Fabini a repartir tarjetas (papeles impresos en la casa y a veces fotocopiados) gol por gol, muchos se interesaban y otros tantos ignoraban la idea, muchos de estos últimos cayeron en la tentación mas tarde y por supuesto fueron bienvenidos.

Tras varios y largos viernes de trabajar en el tema, complementado por la web y mailing list, es que se van sumando socios con el objetivo de la primera reunión.

Es de destacar que aparece un socio con todas las ganas de darle para adelante y un ímpetu sin igual, no era otro que el Arq. Jose Luís Magnone, periodista deportivo especializado en automovilismo que en poco tiempo se convertiría en el encargado de prensa del Club del Gol Uruguay.

Así fue que en la primer reunión se logro convocar cerca de 40 VW GOL y se contó con la presencia del piloto Fernando Dacal llevando el coche de Super Turismo de su compañero de equipo Javier Lestido, siendo ambos parte del team MOTORSWAGEN.

Esa fue la primera de varias reuniones, tuvimos el agrado de haber compartido reuniones con PowerZone y Fuscanet, de los pocos clubes existentes en aquel entonces.

Podía verse en aquel entonces el logo del club en autos de carrera como el G1 de Marcelo Pessina, el G2 de Juan Pablo López y del campeón Fernando Dacal, entre otros.

En su momento se decide formar una directiva a efectos de repartir tareas y ya a fines de 2004, la actividad fue mermando por diferentes motivos, hasta quedar prácticamente en pausa.

Hoy surge una nueva generación, una inyección de sangre nueva a la que alentaremos y respaldaremos de forma sistemática.
Con otras alternativas en convocatoria, con las sesiones de la marca registrada el Club del Gol vuelve a las canchas.

Invitamos a todos aquellos simpatizantes del modelo y agrupaciones a ser parte del Club.